Aleph Abogados | Colaborar el negocio familiar da derecho a una pensión tras el divorcio
15851
post-template-default,single,single-post,postid-15851,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Colaborar el negocio familiar da derecho a una pensión tras el divorcio

Colaborar el negocio familiar da derecho a una pensión tras el divorcio

El pago se hará aunque se haya cobrado en la actividad de la familia

Esta compensación económica se ceñía, hasta ahora, al trabajo doméstico

 

Haber colaborado con el negocio familiar o en las actividades profesionales de algún miembro de la familia, en condiciones precarias, generará derecho a una compensación económica tras el divorcio. El Tribunal Supremo (TS), en una sentencia de 26 de abril de 2017, ha incluido este tipo de actividades dentro de la expresión “trabajo para la casa” que, hasta la fecha, se ceñía al trabajo doméstico.

La resolución, dictada por el Pleno de la Sala Primera, argumenta que con dicho trabajo se está atendiendo, principalmente, al sostenimiento de las cargas del matrimonio de forma similar al trabajo en el hogar.

La doctrina, hasta el momento, exigía, para reconocer la compensación económica del artículo 1.438 del Código Civil (CC), que la dedicación del cónyuge al trabajo doméstico fuera “exclusiva”; es decir, que sólo hubiera realizado tareas domésticas. Ello impedía reconocer tal derecho a quien alegaba haber compatibilizado el trabajo en casa con algún empleo fuera del hogar (ya fuera a tiempo parcial o en jornada completa).

En la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Arroyo Fiestas, asevera que la regla de la compensación del artículo 1.438 del CC (que pretende mitigar el perjuicio que pueda ocasionar la separación de bienes en el cónyuge que se dedica en exclusiva al hogar) debe ser reinterpretada en el contexto laboral actual. Así, razona que en la realidad social presente debe atenderse a la situación cada vez más frecuente en la que un miembro del matrimonio ha trabajado con mayor intensidad en el hogar, pero lo ha compaginado con su participación en la actividad profesional o empresarial del otro cónyuge.

El hecho de que medie remuneración, incide la resolución, no impide esta interpretación. De hecho, en el litigio analizado, al esposa había trabajado en el negocio familiar cobrando un salario moderado y contratada como autónoma, lo que le privaba del derecho a una indemnización por despido.

Vía: El Economista.